Kana

Kana, las imágenes hablan por sí solas.

Más detalles

La llamada de unos compañeros nos ponía en sobreaviso de una perrita en un estado físico horrible en una de las zonas suburbanas de la ciudad. Cuando uno de nuestros voluntarios se desplazó hasta el lugar, sus ojos no daban crédito. Allí estaba Kana, echada a la sombra sin apenas fuerza para seguir viviendo.

A primera vista su pronóstico no era muy bueno. El estado de deshidratación y malnutrición era espantoso y su cuerpo estaba completamente desviado pues su columna vertebral parecía completamente deformada. Sus ojos apenas podían mantenerse abiertos por la cantidad de heridas y úlceras que albergaban y eran varias las uñas que tenía arrancadas lo que le impedía andar por el dolor que tenía al plantar. A todo esto hay que sumarle la elevada cantidad de garrapatas, cicatrices y heridas que se repartían por todo su dolorido cuerpo.

Todos estos síntomas nos hacen pensar que su vida anterior puede resumirse en maltrato, lucha, sacrificio, soledad y varias camadas de cachorros. Tras todos estos años siendo usada como una máquina creadora de beneficios, parece que Kana ya no ha podido dar más y por consiguiente se convertía en un estorbo sin utilidad.

Sin embargo, después de haber visto la cara más horrible del ser humano, lo primero que hizo al ver a su rescatista fue tumbarse, comenzar a mover el rabito y chuparle las manos. Sintió que su salvación estaba llegando y que todavía quedaban esperanzas para seguir luchando y así fue, aunque todavía queda mucho camino que recorrer para su recuperación, Kana va mejorando poco a poco.

Gracias a los cuidados de los voluntarios su estado de salud va mejorando y cada día está más fuerte y con mucha más vitalidad. Pese a todo lo sufrido, su carácter con todas las personas es excelente, no extraña a nadie y le encanta recibir chuches y caricias. Conforme va conociendo a sus compañeros de cuatro patas se va mostrando más relajada y segura aunque todavía se está adaptando a toda esta nueva situación.

Después de un oscuro pasado lleno de lagunas y sufrimiento, Kana merece conocer la estabilidad y el amor de un verdadero hogar. Sería fantástico sacarla cuanto antes del refugio y así poder aligerar su proceso de recuperación por lo que encontrar UNA CASA DE ACOGIDA TEMPORAL sería algo idóneo ¿Quieres darle esta oportunidad?

(Para poder adoptarla se deberán reunir los requisitos que se exijan en su lugar de residencia por ser considerada raza PPP)

Ficha técnica

Sexo Hembra
Raza x Pitbul
Edad aproximada 2012
Tamaño Mediano
Sociable con personas
Sociable con perros
Leishmania
Fecha de llegada 8 de abril de 2017