Luna

La historia de Luna se resume en una vida de sufrimiento y soledad.

Más detalles

Durante muchos años ha vivido en un balcón, rodeada de sus propias heces, lloviera o hiciese 40º, sin conocer lo que es el cariño humano o relacionarse con otros animales. Ahora Luna está con nosotros, después de un proceso de adaptación ya se ha amoldado a la vida del refugio. En ese proeso descubrimos que era súper sociable con las personas y que, poco a poco, lo fue siendo con todos nuestros peludos.

El tiempo y el cariño de nuestos voluntarios y de su casa de acogida, han hecho que Luna vaya recuperando confianza, después del duro pasado que lleva en su memoria. Es una perra juguetona y muy tranquila, perfectamente apta para vivir en un piso (sin alterarse por los timbres, sin morder mobiliario,...). Además, convive perfectamente con niños y se alegra al ver a otros amigos de cuatro patas moviendo su rabito. Además, es obvediente y hace todas sus necesidades en la calle, además de pasear tranquila y pegada a ti. 

Esa mirada dulce identifica a una perra de diez que necesita una familia con la que poder olvidar todo su pasado y comenzar a mirar hacia delante, hacia un futuro lleno de felicidad y cariño. ¿Quieres darle esa oportunidad a Luna?

Su adoptante tiene que cumplir los requisitos que se exijan en su lugar de residencia por ser considerada raza PPP

Ficha técnica

Sexo Hembra
Raza Cruce American Stanford
Edad aproximada 2008
Tamaño Mediano
Sociable con personas
Sociable con perros
Castrado